La pivote mendocina que se encuentra en Italia desde 2020, jugando para el Pallamano Pontinia se está preparando junto a sus compañeras de preselección para vestir los colores de la Azzurra por primera vez en su carrera, gracias a su doble ciudadanía.

Rocío Squizziato se entrena para enfrentar las próximas competencias internacionales que le esperan a la selección Italiana a partir del 25 de Junio.

La joven comenzó su trayectoria a los 9 años en el club Regatas de Mendoza, después de confesarle a su madre que estaba cansada de hacer natación en el mismo club. «Bueno, esta bien, pero tenes que hacer algún deporte» le contesto la madre a Rocío. Y ella por alguna razón que desconoce opto por seguir con handball.

¿Cuándo te diste cuenta que te querías dedicar a esto?

«Creo que encontré una gran pasión en el handball» comenta Rocío, quien desde siempre supo que quería dedicarse a jugar. «Trabajaba en el club con las inferiores y obviamente ya estaba ligada a esto. Ya sabía a que me quería dedicar porque estaba metida en el handball desde dos partes, desde la parte de jugadora hace muchos años y desde la parte de que empecé a trabajar como entrenadora»

¿Alguna lesión grave?

«Por fortuna no, puedo decirte que si he tenido varias lesiones y las dos más grandes fueron siempre en el hombro. Pero no que impliquen alguna operación ni pararme por mucho tiempo. Siento también que soy consiente de que soy hiperlaxa y que hay ciertos trabajos que he tenido que hacer, le he dedicado mucho tiempo a mi trabajo muscular siempre con los entrenadores y ha hecho que pueda afrontar de la mejor manera las lesiones.»

¿La camiseta que más te gustó vestir?

» Que pregunta difícil y la respuesta es todas. Obviamente la camiseta de Regatas, mi club donde crecí siento una familia ahí y mis amigas han estado ahí, mucha gente que quiero y estimo, obviamente siento mi casa ahí. Pero creo que cada camiseta que vestí es importante, al igual cuando vestí la camiseta Argentina y ahora vistiendo la de un club de Italia. Creo que cada camiseta me enseñó algo y me marcó en la trayectoria de handball, influyó en el sentido de decir estoy acá. Por eso creo que todas son importantes y a todas les doy un gran, gran valor. Ojalá que las camisetas que me toquen vestir en el futuro sigan enseñándome y teniendo ese valor, porque realmente siempre agradezco en cada paso que he dado he sacado cosas, positivas, negativas, pero he aprendido un montón y creo que eso me define hoy por hoy como jugadora y como persona.»

¿Te costó adaptarte a vivir en Italia?

» La verdad que sí. Al inicio me costo bastante porque Italia me recibió de una manera un poco inesperada. Estaba la situación del Covid-19. Yo llegué a Italia y di positivó en Covid como 15 días después de haber hecho cuarentena y todo. Hice 45 días de cuarentena, un montón de tiempo en un país que no conoces, un idioma que no hablas, falta de recursos como la falta de internet en el celular, un montón de cosas. Que dentro de todo la sociedad se manejo lo mejor que pudo y doy muchísimas gracias por eso. Pero cuando volví al grupo, ya llevaban un mes entrenando, me perdí las preparaciones físicas, cosas del idioma que no entendía. Pero la verdad, por eso, por lo demás no. Creo que no fue tan difícil, todos saben que el italiano, dentro de todo es uno de los europeos más cálidos. Pontinia tiene mucho de eso, mucho de familia.

¿Notaste alguna diferencia entre el handball de allá con el de Argentina?

«Si, claro, un montón de cambio. En la diferencia de juego, en todo. El cambio mayor que te puedo decir que es el establecimiento, la economía que sostiene al deporte acá en Italia es otro nivel con respecto al de la Argentina, es increíble y se nota muchísimo. Ya el exigir que te paguen por jugar handball ya es un paso importante. Con respecto a otros cambios, si se siente la diferencia en otras cosas, pero es normal supongo; en los sistemas de juego, en lo que plantean, para mi son cosas diferentes. No te puedo decir cual es mejor y cual es peor, porque son sistemas diferentes, estilos diferentes y aunque no quieras eso te afecta y te da otra perspectiva. Pero el cambio más grande creo que es la infraestructura y el respaldo económico tanto en que te paguen por jugar, a la inversión de dinero que hacen en el deporte en sí»

¿ Qué es lo que más te sorprendió de Italia?

«Creo que lo que más me sorprendió es, obviamente, la importancia que le del al handball en si, que se televisen los partidos, las promociones, los sponsor, la infraestructura, todo a nivel económico. Después fuera del handball, creo que me sorprende, que un país tan chico, nosotros que somos argentinos estamos acostumbrados a un país más grande y que capaz de moverte de un lado a otro, tenes que organizarte, te lleva muchas horas, y en cambio acá con los trenes y que en sí es un país más chico, estas en dos minutos de un lado en otro. Esta bien, se paga un poco más, pero la verdad que está buenísimo. Si tenes un finde y podes aprovechar para conocer. Después obviamente que a nivel precio, inflación y te estoy hablando de una persona que no viene a vacacionar, sino que trabajo acá y que no vivo la inflación, el precio del dólar todos los días como en Argentina. Poder decir, tengo ganas de irme a tal lado a visitar a mi amiga y me voy, no tengo que pensar si tengo la plata o no, parece una tontera pero es una locura que no podamos hacerlo nosotros allá.

¿Qué es lo que más extrañas de Argentina?

«¡Esa es fácil! Lo que más extraño de argentina es el asado, no mentira- comenta entre risas.- La familia y los amigos. Y lo loco de decir «che estoy a 5min de tu casa, paso». Esa compañía, como somos nosotros entres nosotros creo que se extraña muchísimo. Los domingos de estar todos juntos en familia, y no cuatro personas, sino quince, me hace falta. Compartir eso, de cortar la semana con las personas que uno más quiere. De que somos súper espontáneos, en el sentido de decir «che vamos a tal lado y tomamos unos mates», creo que si, se extraña. Obviamente que el asado también -aclara riendo-.»

Rocío y su mamá de paseo por el Coliseo de Roma, Italia.

¿Qué es lo que no puede faltar en tu valija?

«Creo que depende, pero la yerba cuando vengo de Argentina a Italia, siempre. Y la verdad que no se, soy bastante indecisa, entonces siempre meto cosas de más por las dudas, por estar segura, de precaución, siempre, siempre. Creo que siempre llevo cosas de más, sin necesidad. Y obviamente, si te puedo decir algo, las pinturas, el maquillaje, siempre. Lo básico, pero tiene que estar. Debo decir la verdad, el rímel es esencial en mi vida. Y después depende a donde vaya, siempre hay que estar lista. Me has hecho reír, llevo tantas cosas a veces que no se que no puede faltar, porque llevo de todo.»

¿Qué se siente haber sido pre-seleccionada para jugar en la selección de Italia?

«Se siente raro, si te tengo que ser sincera. Me encanta, creo que es una experiencia súper linda de vivir, creo que cada cosa te suma un poquito más, creo que es otro granito de arena a sumar a la experiencia no solo deportiva, sino también como una profesional en el sentido de que dentro de unos años voy dedicarme a ser entrenadora, a trabajar de esto. Creo que suma muchísimo. Me siento muy contenta, muy feliz, soy súper abierta a esas cosas, tengo ganas y es como que lo pienso así: si quedo genial, le voy a dar todo y sino siempre se aprovecha de cada experiencia. No me cambia decirte que me siento menos argentina, porque seria mentira, me sigo sintiendo argentina, me encanta, adoro a la selección argentina, la sigo a morir, soy fan y lo voy a seguir siendo. Me gusta el trabajo que esta haciendo una amiga que esta ahí, María Sanz y siempre la voy a bancar. Pero ya ya no estaba en ese rubro y estar hoy por hoy en la selección italiana me ha abierto muchas puertas, y me ha dado unas ganas de conocer algo nuevo, de crecer, seguir aprendiendo. Voy a cumplir 28 y la verdad que a esta altura de la vida te llegue una propuesta así es muy satisfactorio. Te dan muchas ganas de seguir. No me esperaba ser llamada y fue una re linda sorpresa, eso también sumó muchísimo. Siempre que he jugado he dado lo mejor en la cancha por el equipo, no por mi, no por una conveniencia. Entonces que todas esas cosas tengan como resultado, como fruto una llamada a la selección es lindo realmente.»

¿Cómo te llevas con tus compañeras de selección?

«No las conozco mucho porque he ido recién a una sola concentración y fueron tres días. Pero la verdad que estuvo bien, me llevé muy bien con todas. Es cierto que también estaban dos de mis compañeras de club y que también estaba Lucila Stetller que es Argentina y que ha jugado con la selección Italiana hace un par de años, es cordobesa Estuve muchísimo tiempo con ella. Pero la verdad que mi relación bien. Seguramente que el tiempo me lo dirá, pero siempre soy predispuesta y abierta a conocer gente, a mejorar, a cambiar si tengo que cambiar algo, a adaptarme a cada situación y a cada grupo.»

¿Qué costumbres Argentinas te acompañan diariamente?

«Creo que el mate, la más fuerte, obvio. Esa se lleva siempre. Y después en realidad, creo que las costumbres las tengo siempre, solo que las vas adaptando a donde estas. Cuando vuelvo a Argentina, ponele, los domingos de asados en familia son increíbles, la diferencia es que acá no los hago porque obviamente no esta mi familia y no puedo comparar la carne de acá con la de Argentina. Pero mi costumbre más fuerte es el mate.»

¿Adoptaste alguna costumbre de Italia?

«Sí, sí, algunas costumbres italianas uno las adopta. En el sentido, por ejemplo, la pasta tiene que estar al dente ahora, no puedo comer pasta que este pasada ahora. Antes si la pasta estaba pasada ni lo sentía, hoy por hoy, si o si al dente, me encanta. Después, por los horarios me acostumbre a cenar mucho más temprano, entre las ocho de la noche y nueve capaz. Como una costumbre, porque en Argentina comía cuando salía de trabajar como a las 22:30 de la noche, 23:00 y bueno ahora no. Me he acostumbrado a eso bastante.»

¿A la hora de jugar, tenes alguna cábala?

«Muchos se ríen, porque yo digo que no tengo cábalas y es verdad. No tengo ninguna, y es raro. Capaz cuando chica si o lo popular, Pero hoy por hoy, no. Siento que uno juega bien o mal y la responsabilidad depende de uno, del equipo, incluso de entrenadores y todo. Pero creo que no puedo depender de algo para intentar dejar lo mejor de mi. Fuera de que puede funcionar o no, puede que juegue malísimo. Pero pienso que es solamente mi responsabilidad a la hora de dejar todo en la cancha, como me desempeño no depende de ninguna otra cosa. Si hay cosas que me motivan más, la música me encanta, me dan más ganas. Pensar en el partido, imaginarte como puede ser, el tipo de partido, si estas en campeonato o no, todas esas cosas si influyen, pero cábalas no tengo ninguna.»

¿Te quedó alguna deuda pendiente?

«Mira deudas pendientes no que crea ahora. Capaz hace un par de años como deuda pendiente jugar en el exterior, pero ahora la cumplí. Pero en realidad creo que esas deudas aparecen en el proceso, en trajín de la vida, capaz no tengo porque estoy realizando una que si era pendiente, pero no significa que el año que viene me surja la posibilidad de decir «quiero aspirar a jugar otro handball, buscar otros países. Creo que esas deudas van surgiendo en nuestro desarrollo y en nuestro crecimiento personal también. En como nos vamos adaptando a cada situación y las ganas de querer seguir, querer crecer, surgen en el camino.»

¿Cuál es tu meta hoy?

«Mi meta hoy por hoy, es seguir jugando, disfrutando la experiencia, aprender. Hoy por hoy este es el estilo de vida que quiero llevar, hasta que decida tomar otro rumbo. Más que nada crecer y aspirar a lo más alto posible. Me encantaría poder después trasmitirlo a las generaciones más chicas y darles desde mi experiencia y punto de vista las cosas que he vivido, enseñarles lo mejor posible. Y darles el mensaje de que las cosas, a veces, no son fáciles, pero que en realidad se puede, hay que hacer sacrificios obviamente, pero creo que soñar no es solo soñar sino también alcanzar esas metas. Y alcanzarlas es cumplir un sueño. Y es increíble poder lograrlo.»

Fotos gentileza: Ro Squizziato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.