Toco y me voy dialogó con Felipe Quiroga, Licenciado en psicología, donde habló acerca de la victoria del seleccionado argentino y las implicancias de la psicología deportiva en los diversos ámbitos del deporte local e internacional.

¿Qué es la psicología deportiva? y ¿Porque es importante en los deportistas de alto rendimiento?

La psicología deportiva puede tener varios enfoques. La idea es trabajar con la persona. Algunos podrán trabajar desde los objetivos. Hay que trabajar por parte, primero ¿Qué es la psicología? para luego decir qué es la psicología deportiva. La psicología tiene varias ramas, porque depende de cada uno como quiera entender al ser humano es como luego va a trabajar con un ser humano.

Psicología deportiva, ¿un mito o una disciplina para mejorar el rendimiento?
Gentileza: iProfesional.

A mi me parece que la psicología deportiva es una rama que ha ido creciendo en los últimos años, y me parece muy interesante prestar atencióna esto, porque en el fútbol argentino se le ha dado otra importancia. Antes se acudía más a brujos, cuestiones de la suerte, hasta que de repente algunos se dieron cuenta de que hace falta un psicólogo y que pueden hacerse algunas intervenciones, asi fuesen en lo anímico o en la contensión. Me parece algo muy interesante para ir debatiendoló, por cómo se trabaja, para mí es un motivo para un encuentro aparte porque cada psicólogo irá proponiendo una línea y acorde a los objetivos por los que se los contrate.

Por ejemplo yo fuí contratado en 2017, junto a un colega, para ayudar a un grupo el cual en lo anímico se veían trastocados y el temor que tenían era al descenso. No se nos contrató para ayudar a ese grupo a sentirse motivado y salir campeones, eso ya era otro objetivo.

Descubra todo sobre Palmira Mendoza aquí y mucho mas
Gentielza: Hablemos de Argentina.

«Es muy interesante que en este último tiempo se haya ido valorando esto de otra manera y que el arquero argentino (Emiliano Martínez) haya expresado esto y abra el hilo, como se dice en las redes sociales.»

Dijiste que tenés experiencia trabajando con un equipo de fútbol ¿Qué equipo fue? ¿De qué forma trabajaste con ellos en la parte emocional?

El equipo era Palmira, por allá en el 2017. En ese momento era otro sistema de categoría, tengo entendido que después cambió. El club nos contrata cuando el campeonato había empezado y el equipo estaba penúltimo o último, no me acuerdo, pero hubo un peligro de descender. Y el motivo de consulta, algo que se dice cuando alguien llega al consultorio, fue que los directivos del club observaron un cierto bajón anímico en los jugadores, y creían que con un psicólogo se los podían mejorar. Lo primero que hicimos, como siempre en cualquier lugar, sea psicólogo o no, fue realizar una especie de diagnóstico porque es necesesario en cualquier ámbito o profesión. En ese diagnóstico vamos pesquisando qué es lo que va a necesitar trabajar, considerando los datos que brindan los directivo.

Club Atlético Palmira - Wikipedia, la enciclopedia libre
Gentileza: Wikipedia.com

Lo que había eran grandes problemas de comunicación, era cierto que había un bajón anímico y eso tenía que ver con algunas cuestiones económicas. El club no pagaba a tiempo ni lo prometido a los jugadores, entre otras cosas más, ahí fuímos pensando como se podía intervenir en eso. Si bien uno puede ayudar un motón a un jugador, la problemática o el debate psíquico mental vs. necesidades, siempre va a estar. Quizas el jugador puede estar contento de jugar al fútbol, pero también tiene la necesidad de comer, y si no tiene lo básico y lo necesario para comer y trasladarse al club, es probable que no haya ningún jugador. Es así como fuímos trabajando estos temas.

Gentileza: Facebook Club Atlético Palmira 2020/21.

Por ejemplo, en estas problemáticas de comunicación, a los defensores les solían quitar la pelota los delanteros rivales. Visualizemos esta situación, la pelota viene en un contrataque del equipo contrario, se les va hacia el corner y el defensor la va a buscar y el delantero va detrás de él, por lo que el defensor no sabe que lo tiene atrás. Primero porque no se fija, segundo porque nadie le avisa a quién tiene atrás, que es una comunicación entre defensores, jugadores, compañeros y colegas muy común. Esa comunicación era la que fallaba, quizas ni estaba, pero entonces se empezó a trabajar con eso.

En los entrenamientos, hacíamos parejas de dos jugadores, donde a uno se le vendaban los ojos, se le ponía la pelota en los pies y se le pedía que llevara el balón hasta el otro lado de la cancha, y convirtiera el gol. Pero al tener una venda en los ojos, iba resultar difícil hacer eso. Entonces se le ponía un compañero que le tuviera que ir indicando. Eso fue un primer paso, en el segundo fue un partido entre dos parejas de a dos, donde un jugador le tenía que indicar a su compañero hacia donde caminar y para poder quitarle la pelota al rival. Es así como cada uno tenía su especie de lazarillo. Eso obligaba a que los jugadores más callados a tener que hablar: «Vení para acá, anda para allá, ahora estirá el pie derecho». Fue bastante entretenido porque de eso se trata esto.

EL JARILLERO AVANZÓ EN COPA MENDOZA
Gentileza: Soy del Este.

«Es importante lo que dice Scaloni del grupo, que se generan lazos, y en el lazo algunas cosas pueden surgir. La crítica es tomada de forma diferente, uno se siente apoyado, eso resulta muy interesante de esa dimensión de poder trabajar jugando.» afirmó Quiroga.

Es decir que ¿La comunicación es igual de importante como en cualquier otro ámbito, como en el trabajo o la escuela?

Eso es seguro. En esa comunicación, que no hay, se pierden cosas. Uno tiene que arrancar de la base de que la comunicación es imposible, en qué sentido, siempre va quedar algo sin poder transmitir. Cómo vive cada uno la alegría o la augustia, eso es instranferible. Uno le puede decir a otra persona «estoy preocupado; estoy triste; estoy bajoneado porque descendimos» y el otro puede decir «si, yo también estoy bajoneado por el descenso«, pero el otro puede contestar «vos estás bajoneado pero tenés una cuenta llena de dólares y yo estoy tríste por el descenso». Hay algo que es imposible de transmitir por más de que se pongan muchas palabras, hay una parte de la comunicación que es imposible, que en sí lo es. Hay algo de la transmisión de lo que se puede decir y de lo que se puede decir, por ejemplo «yo necesito esto; entiendo que vos necesitas de esto», y a partir de allí ir trabajandoló. Para mí esa tiene que ser la prioridad en un trabajo de psicología deportiva.

J.J. López habló sobre el descenso de River: qué lo hizo aceptar el cargo,  por qué nunca más miró esos partidos y la negativa de volver al Monumental  - Infobae
Gentileza: Infobae.

La psicología deportiva se puede aplicar en cualquier ámbito laboral, porque esa tiene que ser la prioridad, y esta es una opinión, el recurso de la charla, el debate y la posibilidad de hablar con respeto.

Mientras se completa el plantel, la Selección realizó un entrenamiento  abierto en Abu Dhabi
Gentileza: Conclusión – Diario Digital.

Hoy en día se puede ver a la psicología deportiva como un tabú, es decir, se observa una gran importancia como la condición física que le exíge un club de fútbol al deportista, pero la parte psicológica no se habla tanto, es decir, hay un tratamiento pero no se da mucho a conocer, quiero que me digas ¿Considerás que deberían ser importantes la parte física y mental o no debería exístir esta distinción?

Si lo que se quiere es ganar un partido, es probable que sea más importante la parte física, pero si lo que se quiere es sostener un proyecto, ambas van a tener que ser igual de importantes. Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación, que la psicología es un tabú en el deporte. El número de personas que va a terapia o hace análisis ha subido demasiado y cambió con respecto años anteriores.

Clase 11: Psicología en el Deporte: Teorías, metodologías y técnicas –  Periodismo deportivo III
Gentileza: Periodismo UNLP.

Me llama poderosamente la atención que el arquero de la selección Argentina diga que va terapia y que todo el mundo eso le llame la atención. Cuando en realidad a nosotros nos debería sorprender que ellos manejan un alto grado de presión y están expuestos a miles de críticas y burlas. Que todos no vayan a terapia es lo que más me llamaria la atención y aún sigue. Porque en el 2017 escuché una noticia donde estaban buscando un brujo para la selección Argentina y eso fue en el mismo año que estabamos trabajando con el Club Palmira, que a su vez en este club, nos habíamos enterado que otros clubes como Huracán Las Heras y Luján Sport Club, también trabajaban con psicólogos deportivos en sus planteles. A mi me llama la atención que algunos clubes hagan uso de esos recursos y otros no.

Gentileza: Telefé Noticias.

Que Emiliano Martínez haya puesto en valor, frente a las cámaras, el recurso de la terapia como algo muy influyente en su carrera me parece algo copado. Sin embargo, uno también lo puede leer así, todos deberían estar yendo a terapia ¿Quién no está excento de eso? o volviendo a la pregunta ¿Quién no podría estar mejor haciendo lo que hace, se fútbol o cualquier actividad, si tiene un lugar donde pueda ir trabajando las cosas que le van pasando? Estos jugadores están llenos de presión y un montón de cosas.

Gentileza: TV. Pública.

No es simplemente ganar un partido, sino es para ganar un partido, un campeonato, para no descender, para ganar el clásico, para que la hinchada no los maltrate, para evitar que les bajen el sueldo, para que no los hechen o para que la carrera que armaron no se les venga abajo. Tienen un motón de objetivos para estar contenidos, ahí estoy de acuerdo con esta afirmación. Si se quiere ganar un partido, se le podrá exigir, pero después habrá que ver que pasa con esa persona. Entonces si queremos pensar en un proyecto, es tan importante lo mental como lo físico.

Pero si hablamos de jugadores que están expuestos, como aquellos futbolístas de mayor reconocimiento, se observa que hay personas que los miran por tv o las redes sociales notan o creen que tienen la vida resuelta y por lo tanto el deportista debe lidiar con comentarios que lo presionan para ser el mejor o tener buenos resultados ¿Cómo trabajarías, desde tu perspectiva, el tema de la mediatización sobre este tipo de deportistas?

Hay que desmitificar algunas cosas. Si los jugadores tuviesen la vida resuelta no se escucharían las cosas que se escuchan. Uno de los primeros testimonios fuertes sobre los futbolístas es el de Batistuta o el de Almeyda, sobre lo mal que lo pasaban cuando hace poco se fueron al fútbol extranjero. Batistuta ha contado muchas veces sobre este tema y Almeyda habló sobre cómo atravesar esos procesos de depresión. Yo creo que son varios los jugadores que han hablado sobre esta temática.

Gentileza: TyCSports.

Como máximas alarmas me surge pensar en casos como el de Mirko Saric (22) de San Lorenzo, era un chico muy joven cuando se suicido. El último caso lo tuvimos hace dos años con Santiago «El morro» García. Esto también es un efecto de la idea de que el dinero lo puede todo, es obvio que uno piense que el futbolísta tiene la vida resuelta porque tiene acceso a grandes ganancias. No solamente lo vemos en lo futbolístico, sino en los grandes empresarios, la gente multimillonaria, las actrices y los actores de Hollywood. Hay ideas y mitos detrás de esto mucho más generales, no solamente es del futbolísta, pero por lo menos se sinceran que es algo que he observado en este último tiempo con Emiliano Martínez y con Alexís Mac Allister, porque él se pone nervioso antes de cada partido. Hay músicos internacionales que dicen que hoy 20 o 30 años después de haber empezado sus carreras, cuando van a subirse a un escenario, se ponen nerviosos igual que la primera vez.

Hay que ir desmitificando eso e ir mostrando y recordando lo que ha ocurrido, por muy desagradable que sea. Cuando uno dice «no olvidemos al Morro» él nos tiene que haber dejado algo, más allá de la alegría, tiene que ser la advertencia, porque quizas estas cosas podrían no pasar sino fuese porque todos estamos pensando que tienen la vida resuelta. Después viene el reproche de «estabamos por juntarnos para hablarnos y no lo hicimos».

Gentileza: Canal 9 Mendoza.

Entonces ¿Vos decís que es muy importante el hablar con el otro?

Si, aunque sea por un rato: ¿un cómo estás? De hecho son los mensajes que muestra Jaime Ayoví después de la tragedia del Morro García. Todos pensamos que el máximo goleador de Godoy Cruz debería estar contento y felíz, pero no es así. No se sabe que hay detrás de una sonrisa, hasta que una persona en su intimidad lo charla.

Gentileza: El país Uruguay.

Ahora hablemos de lleno sobre la selección Argentina. Me llama la atención en la forma en que Emilinao Martínez se desenvolvió en el arco durante el mundial en Qatar, en especial con los partidos decisivos contra Holanda y Francia, porque parecían encuentros perdidos pero él supo mantener su compostura en los momentos decisivos ¿Para vos qué tan importante es gestionar las emociones durante esos momentos importantes para un deportista de élite?

Es muy importante. Porque me parece que ninguno de nosotros quisiera estar en ese lugar y momento, especialmente en los penales. Preferiría estar 120 minutos en el arco y no durante esos 5 o 7 minutos en los penales. Es interesante esta situación en particular, porque se notan los festejos de los arqueros ahora, y antes no era muy común que el arquero festejara luego de atajar un penal o los jugadores mismos.

¿Ahí nos podemos remitir al clásico baile que suele hacer el «Dibu» Martínez luego de atajar algún penal?

No solamente de los arqueros y los jugadores en sí, que bailan luego de meter un penal. Es producto, un poco, de bromear o descargar algo para trabajar con el nerviosismo previo. Yo creo que casi como un boxeador, Emiliano Martínez, esta es una suposición mía porque no sé cómo trabaja con su terapeuta o su entrenador de arqueros, me da la sensación de que viene trabajando un poco de esta situación, como si fuese un boxeador. Se escuchaba en un video por las redes, cuando él está en el túnel y dice «hoy me van a tener que matar para hacerme un gol». Es un poco de lo que él trabaja, si le van a patear 5 penales y cuáles serán las posibilidades porque al menos 1 o 2 tiene que adivinar. Claramente se vé que lo hace desde la posibilidad. No creo que realmente se crea inbatible, porque el dice «me van a tener que matar para hacerme un gol» pero no está diciendo no me van hacer un gol, capaz que le pueden hacer un gol pero «lo van a tener que matar». Trabaja mucho desde las posibilidades y creo que eso, desde cualquier ámbito, es una linda brújula. Ante las adversidades ¿Qué es lo que se puede hacer? Si nos empatan ¿Qué es lo que puede pasar? Que vallamos a prórroga ¿Y si no lo ganamos allí? A penales, entonces, yo como arquero ¿Qué puedo hacer? Quizás de 5 penales ¿Podré atajar alguno? Capaz que pueda tapar uno. Ahí los demás intentarán meter los otros 5 ¿Y si de los 5 no puedo tapar ninguno? y bueno los otros intentarán meter los 5 para que vayamos al sexto, para que en algún momento yo pueda atajar uno. Es un trabajo ee confianza y de práctica

Una vez leí sobre un profesional del golf, ya retirado, llamado Gary Player que dijo: «Es curioso, mientras más practico más suerte tengo». Suena como un sarcasmo, como decir no es que tenga suerte, sino que mientras más practicas, vas notando que podes tirarte más antes de que le pegue a la pelota el jugador, le miras la cara, lo ves a los ojos para ver hacia qué lado está mirando. Armani no tiene menos condiciones que «el Dibu» (Martínez) pero evidentemente él ha ido poniendo el foco de atención en los penales de otra manera y ha ido trabajando con la confianza desde esa práctica, es un trabajo, no es simplemente confiar en uno. Es trabajar para poder confiar en ese trabajo porque sino solo queda en una cuestión de fé, porque solo podría decir «Dios me ayudar». Pero esperemos que el otro no lo pueda ayudar, sino cobramos. Pero por las dudas vamos trabajando sobre el miedo y los penales.

Me llama la atención la forma en que Emiliano Martínez ha trabajado sobre sus rivales en la tanda de penales, porque creo yo, él aprendió cosas de su terapeuta, pero juega con la presión del otro jugador. Ante Holanda, Martínez contó que molestaba a los otros con miradas fijas y mover la pelota de su lugar ¿Crees que es una actitud mala de su parte o aprovecha la presión del jugador adversario?

Es seguro, porque juega con la presión con la que ya cada jugador tiene, porque son colegas y se conocen y reconocen la presión que cada colega tiene. Quizas algún país sea menos exigente que otro, o que los puedan criticar más o menos. En mayor o menor medida, viven cosas parecidas en cuanto a su profesión. Entonces como ha hecho un trabajo de confianza sobre su propia práctica y trabajo, cuando uno dice «tengo que confiar en mí» o alguien le dice a otra persona «tenés que confiar en vos», uno se tiene que preguntar en qué puntualmente se refiere. Evidentemente, Emiliano Martínez confía en ese trabajo que ha ido haciendo en esa práctica que lo ha ido mejorando y juega con la presión, el temor que tiene el pateador. Quizás el otro también puede ir haciendo ese juego como mirarlo a la cara o simplemente no darle importancia a eso, tal como pasó con Lautaro Martínez cuando los jugaroes holandeses le hablaban e inclusive el arquero, sin embargo anotó tranquilo y pateó a donde tenía que patear. Me parece que él hace su trabajo y luego deja todo sobre la falta de virtud que pueda mostrar el rival.

Las arengas, el canto de la hinchada y las charlas motivacionales fuera del campo de juego ¿Son otras formas de lidiar con las presiones que se generan en esos momentos previos al partido o solo generan más?

Me parece que pueden ser utilizadas, siempre está sujeto a la interpretación de cada jugador, pero me parece que lo más común es usar esto como un recordatorio de que están acompañados. Eso genera cierta confianza y alivio, te sirve como un «vamos que podemos». Antes de que los miedos y la presión vayan nublando la imaginación sobre las posibilidades. Es necesario que uno reciba una arenga, pero se sabe que van con otra euforía, pero eso lindo y para mi es válido.

Luego del partido contra Países Bajos, el jugador neerlandés Virgil Van Dijk dijo que tenían practicado los penales y se mostraron confiados en que iban a ganar, pero esta vez, al hacerlo ante tantas personas, con mayoría de hinchas argentinos que les silvaron y de algún modo eso los desconcentró ¿Cómo fue posible?

Evidentemente alguna incidencia tiene, no lo puedo decir desde la experiencia más que vidente de fútbol, porque al momento que ellos tienen que hacer la elección de quién patea primero y en qué arco, eligen a donde tengan a su hinchada apoyandolós. Como te decía, a veces unas simples palabras generan un recordatorio que sirven para la confianza. Hace unos años leí una entrevista del Gráfico que le hicieron al «Mago» Capria y él recordaba cuando entrenaba con «el Coco» Basile en Racing, practicaba muchos tiros libres y llegó un momento en que Basile le dijo que no practicara más: «ya está hecha la canaleta», es decir que siempre la ponía en el mismo lugar. Más allá de lo conveniente que es seguir practicando, hay un cierto punto de confianza y ni hablar si son una tribuna repleta del «Coco» Basile, pero genera un punto de confianza y de apoyo.

Gentileza: Racingmaníacos.

Me imagino que uno pateará sintiendo que la gente está con uno y que a la vez genera un poco de ansiedad porque todas esas personas tiene una expectativa sobre eso. Es algo complejo, porque exíste una mezcla de emociones. Hay un saldo positivo para el jugador. Es preferible tener esa tribuna ahí, con esa cantidad de expectativas puestas en uno que no. Por ahí hay otros jugadores que en la intimidad podrían decir lo mismo aunque sería complejo, porque para que el jugador salga a decir públicamente prefiere jugar a puertas cerradas y sin hinchada juega más tranquilo. Es un poco a interpretación de cada uno, pero evidentemente, para la mayoría, aguantan la presión a cambio de ese apoyo.

Gentileza: Fútbol Centroamérica.

En Rusia 2018 el seleccionado argentino se enfrentó ante Croacia y terminó por perder 3 a 0, pero llama la atención la actitud que demostró Lionel Messi durante el canto del himno porque se lo veía muy preocupado ¿Qué tan importante es el animo dentro de un equipo de fútbol? y por otro ¿Exíste alguien o algo que influya en el comportamiento de los futbolístas previo a un partido?

Cada jugador trae consigo una bolsa de situaciones y emociones. Eso no quiere decir que un jugador durante el mundial se olvida de sus problemas que tiene con su familia, pareja o con el grupo, sino que lo lleva.

Quizás se pueda concentrarse en el mundial, pero en algún momento eso vuelve a permanecer y no puede ser ajeno completamente de eso. Si a eso le sumamos, que se suman a una concentración donde otras personas viven algo parecido y que quienes dirigen ese grupo lo coordinen y no hacen un buen trabajo de clima organizacional.

Se nota la preocupación de Scaloni por el grupo, por unirlo, hacerlos que se conozcan. En sus discursos se escucha bastante la cuestión del grupo y de lo actitudinal, yo no lo he escuchado tanto hablar de estrategias a Scaloni como de lo actitudinal, del grupo y la unión. Si uno escucha las charlas de Bielsa, siempre da clases de fútbol pero con Lionel Scaloni se escucha mucho más sobre los lazos. A mi me parece que ahí está la diferencia con el Mundial de Rusia, porque el grupo estuvo trabajado de otra manera o quizás nunca se trabajó en eso.

Decían que el «Tata» Martino había dicho que el grupo se autogestionaba, eran otros jugadores. «A veces los narcicismos juegan un papel», dijo Zidane en el Real Madrid porque había una cuestión de egos. Trabajar con un grupo de personas puede llevar un tiempo y lo importante es que Scaloni tuvo tiempo para hacer eso y eso es evidente.

Gentileza: Diario El Comercio Perú.

Estas presiones de las que hablamos ¿Se manifiestan de forma diferente en cada disciplina deportiva? ¿Considerás que una es complicada que otra o no es así?

Las presiones se van estableciendo en base a las subjetividades. Cada uno lo va a sentir de una manera diferente y seguramente habrán condimentos que van a generar mayor o menor presión como el dinero, las imposiciones, las condiciones de vida, las expectativas, eso tiene que ver cada uno. No importa que deporte sea, por ejemplo podemos hablar de un futbolísta al que le pagan 20 millones de euros al año, puede llegar a tener una presión mucho mayor a la de una chica de 13 años que va hacer una competencia de natación para la escuela, ahí creo que nos estamos equivocando. Porque la presión es muy personal. Probablemente exíste algunas responsabilidades, hay contratos, dinero, que muchas veces hay familias que viven con el sueldo de un deportista. Con eso uno puede suponer que genera una presión y puede haber una significación de cargas o de responsabilidad.

Gentileza: Nuestro Básquet.

La piba de 13 años que va a realizar una competencia puede sufrir una ansiedad 10 veces mayor a la de ese deportista que ya sabe con lo que está viviendo. Es un tema de subjetividades. Probablemente donde haya un contrato, dinero, una familia con expectativas, hay otras condiciones que si pueden generan mayor presión. Si esa niña siente presión a sus 13 años con esa actividad, ni hablemos de ir imponiendoles otras cosas. Por eso hay tener un cuidado con estas cosas porque pueden ser muy angustiantes.

Gentileza: Sitio Andino.

Sobre el suicidio, que es la última instancia a la que llega una persona por vivir, me pongo a pensar en el caso de Santiago «el Morro» García en Godoy Cruz y de Samuel Rebollo en Aldosivi ¿Consideras que estos casos se podían haber evitado?¿Qué cosas o causas llevan a una persona a tomar esta decisión y qué podemos hacer para contener a una persona esta situación?

Los motivos que pueden llevar a una persona a tomar esta decisión son muchas, pero no podríamos saberlo si no charlamos. Aquí sale la respuesta a la segunda pregunta, el qué podemos hacer. La palabra es lo primero, dar el espacio para charlar. Rugieri dijo que no lo veía bien a Mirko Saric, en ese momento era el entrenador de San Lorenzo, y habló con los padres para que trabajaran con él porque notaba una cierta actitud depresiva. Ahí me parece que no hay que quitar el apoyo y la atención. Cuando una persona diga que tiene la intención de quitarse la vida, es muy probable que no lo haga en ese momento pero está avisando de la angustia que tiene. El problema va a ser cuando ya no esté avisando que quiera hacer eso, sino que el problema ahora va ser que él ya está pensando en hacerlo. Está más parado en la posibilidad del acto que en la simple idea. Para que no se malinterprete, cuando una persona dice: «me quiero morir o me quiero matar», está contando las ideas que le están pasando y es un problema. Pero hay un mayor problema cuando el ya no esté hablando. La angustia no tiene otra manera de ser trabajada, y de hecho es la mejor, que no sea a través de las palabras. La angustia no miente.

Murió Morro García: Oscar Ruggeri fue tendencia por el recuerdo de Mirko  Saric
Gentileza: Infobae.

Entonces hay que dar esa posibilidad o ese espacio, a veces hay que ser molesto para que la otra persona hable. Muchas veces dicen «no quiero hablar, no me siento bien; te dejo» y nosotros respondemos «dale; te espero; no querés hablar ahora, te llamo más tarde; si no me llamas yo te llamo». No estoy proponiendo un acoso, pero cuando uno advierte un cierto punto de malestar y de angustia, hay que dar la posibilidad. Cuando uno escucha «no te quiero molestar», uno puede decir «vos dejame decidir si me molesta».

Gentileza: Nexodiario.

Con respecto a los niños y niñas que practican algún deporte y que sueñan con ser profesionales en ese ámbito, visualizan algunos casos particulares donde son los padres los que ejercen una gran exigencia a sus hijos como si fuesen unos adultos ¿Qué tanto puede afectar desde la infancia esa presión desde las personas más cercanas a ellos?

Esto se da porque son las expectativas de los padres. Se termina por convertir en una presión muy grande y terminan por afectar la vida de esos niños. Ahí esta claro con quién hay que trabajar y desde donde trabajar con esa presión de los pibes, que son los padres. El deporte tiene que volver a la base del juego, sino lo que se transformó en competencia no debe hacerle perder al deporte la categoría de la actividad lúdica, que es el de entretenerse. Porque si el entretenimiento solo pasa por ganar ahí se encarrila en un camino de presión. Se observa que esto viene de los papas. Es raro ver a un nene de 4 o 5 años jugar su padre en un parque, pateando penales y que se largue a llorar si no hace el gol de penal, a esa edad no se vé y ¿Por qué más adelante si? Porque como padres los fuimos orientando hacía allí y permitímos eso. Están los padres que insultan detrás de la tela del alambrado y están los que no lo hacen. La diferencia actitudinal de los chicos está a la vista también, como las maneras de manejarse con respeto hacia los demas.

Gentileza: Telefé Córdoba.

Mi propuesta siempre fue que antes de que envíen a un niño a terapia, primero vayan los padres. Es una manera no solo de trabajar sobre las presiones sino sobre muchas otras cosas más.

Como pregunta personal ¿Cuál consideras que fue tu mayor logro al haber trabajado en Palmira como psicólogo deportivo?

Fue observar los lazos que se van creando en los deportistas y el bienestar, la tranquilidad que en ellos se fue generando mientras uno va trabajando. Más allá de que el objetivo se terminó cumpliendo, uno tiene que considerar la imposibilidad de que algunos no se cumplan, pero de que quede allí un ser humano entero, nunca estamos completamente enteros. Pero los objetivos pueden no cumplirse y uno puede seguir adelante. Si así no fuese, Messi se hubiese bajado de la selección y en múltiples oportunidades afirmó que ya no quería volver, y entonces no podríamos haber visto lo que vivímos hace poco.

Esa es para mi la mayor gratificación, de que alguien pueda sobreponerse ante las adversidades y que quede alguien productivo para sí mismo, aunque no haya podido lograr un objetivo o haber sido productivo para un grupo. Porque entonces, esa persona que no logró ese objetivo queda en un estado saludable, para poder seguir intentando y poder lograr futuros objetivos.

Gentileza: Soy del Este.

¿Tenés alguna breve reflexión sobre lo que significa para vos la relación entre la psicología y el deporte?

A mi me parece que, retomando lo que dije recién, la psicología deportiva se tiene que preocupar por los seres humanos y no por los objetivos o las metas. Si nos preocupamos por los objetivos y las metas, entonces tenemos un trabajo muy corto y podemos fallar. Pero si nos ocupamos de los seres humanos, tendrémos un trabajo más largo y con menores probabilidades de fallar. Recomiendo la película de «Jerry Maguire», un film viejo, donde Tom Cruise interpreta a un representante que propone otra visión para cuidar a los deportistas. Si cuidamos al deportista, es menos probable que podamos fallar y es más probable que podamos ganar. Porque la ganancia va a ser subjetiva. Si nos vamos por lo objetivos podemos llegar a fallar y la ganacia va a ser efímera. Ahí creo que Bielsa coincide conmigo.

Yo creo que la psicología deportiva se tiene que preocupar por el deportista y no por las metas u objetivos. Y dejar que el deportista se preocupe por el objetivo. Creo que esa es la mejor reflexión y por eso a mi me parece esa película una belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.